El candidato de la Coalición Colombia agradeció a quienes lo acompañaron en la campaña e invitó a sus seguidores a enaltecer el papel de la educación en el país y a respaldar la lucha contra la corrupción.

Sergio Fajardo terminó su aspiración presidencial con un discurso en el que resaltó la importancia de la educación en el país. El exgobernador de Antioquia y exalcalde de Medellín ocupó el tercer lugar al conseguir 4’586.831 votos. Al candidato de la Coalición Colombia le hicieron falta alrededor de 260.000 votos para meterse en la segunda vuelta.

“No logramos el objetivo que estábamos a punto de lograr”, dijo Fajardo durante su discurso. Además, agradeció a su fórmula vicepresidencial Claudia López, al senador Jorge Robledo, del Polo Democrático; y a Antanas Mockus, tres de las personas que acompañaron de cerca su campaña.

El mayor logro de Fajardo y de la Coalición Colombia fue ganar en Bogotá en donde superó a Gustavo Petro quien fue alcalde de la ciudad. En la capital el exgobernador de Antioquia obtuvo 1’240.799, seguido de Petro con 1’098.478.

El candidato también resaltó los avances de la lucha contra la corrupción cuya abanderada principal es Claudia López y les dijo a sus simpatizantes que la tarea ahora era acompañar esa iniciativa.

“Una felicitación muy especial para Iván Duque y a Gustavo Petro” –  dijo Fardo – “respetamos el resultado de las elecciones y no tenemos ninguna objeción”.

Al exgobernador se le critica desde varios sectores de la opinión pública por no haber aceptado una alianza con  Humberto de la Calle, candidato del partido Liberal y exnegociador del Gobierno durante el proceso de paz con las Farc. Este movimiento político lo hubiera acercado a la segunda vuelta y a disputar la presidencia con el candidato uribista Iván Duque.

 

“No podemos permitir que la violencia vuelva a marcar la vida de nosotros”, dijo el exgobernador en la parte final de su discurso.

El 17 de junio se llevará a cabo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que enfrentarán a Gustavo Petro y a Iván Duque.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR