Atacaron a Fuerza Alternativa, hoy a Aida Avella y mañana; ¿le tocará a Petro?

Asesinatos de líderes sociales y desmovilizados, en la “cresta de la ola”
02/11/2018
Santos anunció voluntad de diálogo con el ELN, pero le pidió acabar con la violencia
02/12/2018

Atacaron a Fuerza Alternativa, hoy a Aida Avella y mañana; ¿le tocará a Petro?

La dirigente de la Unión Patriótica y candidata al Senado, Aida Avella recibió una ola de insultos por parte de Jaime Restrepo, quien aspira a pasar de Twitter a la Cámara de Representantes.

En Colombia se está volviendo usual que el rechazo a candidatos políticos no se exprese mediante debates y argumentos informados, sino a través de expresiones de odio, intolerancia y violencia.

La semana pasada, Rodrigo Londoño, Timochenko, el máximo líder y candidato presidencial del partido Farc, fue abucheado en su natal Quindío por la comunidad. Este miércoles, fue Aida Avella la víctima de las agresiones verbales de un grupo de ciudadanos de Medellín.

Mientras hacía campaña en el centro de la capital antioqueña por su candidatura al Senado de la República en las próximas elecciones, la dirigente del partido de la Unión Patriótica fue abordada por Jaime Restrepo, un twittero conocido como ‘El Patriota’.

El hombre se ha caracterizado por dar de qué hablar ante sus radicales posturas contra la izquierda colombiana, el proceso de paz y sus adulaciones al Álvaro Uribe, senador del Centro Democrático. Ahora, Restrepo pretende pasar de expresar sus opiniones en la red social a hacerlo en el Congreso de la República, representando a Antioquia en la Cámara de Representantes con el partido Opción Ciudadana.

‘El Patriota’ y sus seguidores llegaron hasta donde se encontraba Aida Avella para insultarla y agredirla verbalmente, lo cual quedó registrado en un video que ambos candidatos compartieron a través de sus redes sociales.

“No vamos a caer en provocaciones de los uribistas formados en el odio y en el desprecio por la vida. Nosotros no nos rebajamos a tanto. Nuestra dignidad está muy por encima de sus ideas oscuras ancladas al pasado”, declaró Avella.

Por su parte, el procurador General, Fernando Carrillo, rechazó este tipo de acciones. “La Procuraduría General repudia infames ataques contra Aida Avella, urge detener ataques contra líderes de izquierda o derecha.Que las ideas y no el odio guíen el debate electoral. Partidos y candidatos presidenciales deben llamar al orden a sus militares”, manifestó.
POLARIZACIÓN

Como van las cosas, los actos de campaña política van a terminar en batallas campales. Una campaña en medio de la violencia, a juzgar por las imágenes de las protestas contra los candidatos de la FARC. Es tanta la polarización, que hoy se puede ver a un candidato de cualquier partido rabiando y gritando groserías contra quien considera un ilegítimo contradictor. Se ha visto en Medellín, Valle y Caquetá.

Las víctimas, principalmente, han sido los candidatos de la desmovilizada guerrilla, pero también de otros movimientos de izquierda, como la lista de Decentes que impulsa el exalcalde Gustavo Petro. Aunque en algún momento también han sido abucheados Germán Vargas Lleras y Álvaro Uribe, los episodios de esta semana contra Rodrigo Londoño, candidato presidencial de la FARC, o Aída Avella, de la Unión Patriótica, prendieron alarmas en el Gobierno y partidos políticos.

La FARC decidió suspender sus actos de campaña hasta que estén dadas las garantías para la realización de actos públicos e interpondrá las denuncias para que las personas que han actuado con violencia sean judicializadas. “Además de daños materiales a vehículos y una sede sindical, estos actos ponen de manifiesto la existencia de un plan coordinado, dirigido a impedir la participación en política de un partido legalmente constituido luego del Acuerdo de Paz que puso fin a un conflicto armado de más de medio siglo y que se originó, precisamente, en la intolerancia y la exclusión política, mezclada con la violencia partidista”, expresó Pablo Catatumbo, aspirante al Senado de este nuevo partido.

Por eso, el comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, hizo un llamado a la serenidad y a la cordura. “De los insultos a un acto de violencia no hay sino un paso. Estamos jugando con candela”, expresó Rivera, quien pidió a la ciudadanía contribuir a que el debate electoral sea de ideas y palabras. “El Gobierno ha hecho un llamado a los líderes políticos para que ejerzan ese liderazgo condenando los hechos de estigmatización y agresiones físicas, de extremo irrespeto e intolerancia, vistos en los últimos días. Un esfuerzo grande el que tenemos que hacer para que estas conductas sean rechazadas. El Gobierno va a cumplir con el deber de ofrecer medidas de seguridad especiales, pero hay un componente que depende del liderazgo de los dirigentes políticos”, añadió.

En este mismo sentido, la FARC convocó a todos los partidos y movimientos a rechazar “este tipo de provocaciones” e invitando a una cumbre “para acordar unas reglas de juego limpio para la campaña electoral en curso, donde primen los argumentos, las ideas y las propuestas, por encima de la agresividad verbal y la violencia física”. Así como también hicieron un llamado a sus militantes para que “no se dejen provocar y mantengan la calma”.

RECHAZO

El ministro del Interior afirma que todos los aspirantes a ocupar la Presidencia de la República y sus partidos tienen un “imperativo ético”: declarar públicamente que la incitación a la agresión física es inaceptable, a propósito de los ataques con huevos, piedras e insultos a Rodrigo Londoño, “Timochenko”, en varias ciudades. Señala que aunque algunos dirigentes ya han expresado su rechazo a esas conductas, otros no, y que el senador Uribe publicó sólo “un lacónico trino” al respecto. La polarización creada por “sectores de extrema derecha” ha propiciado que unos ciudadanos incurran en estas conductas, concluyó.

Esta que iba a ser la campaña electoral más pacífica de Colombia en las últimas décadas, se está “calentando” con hechos violentos. ¿Cuál es el balance de orden -o desorden- público en el territorio nacional en estos momentos?

Esta campaña y las elecciones de este año se desarrollarán en una Colombia con la tasa de homicidio más baja de las últimas cuatro décadas, sin la presencia de la organización armada ilegal más grande que ha existido en la historia del país y con un pluralismo político que salta a la vista. Infortunadamente, en algunos departamentos han continuado los homicidios contra líderes sociales, pero ese es un fenómeno que no parece estar asociado con el debate de elecciones.

Si bien los asesinatos de líderes sociales son gravísimos para la democracia, las manifestaciones de odio de grupos en campaña electoral, también: las Farc firman el Acuerdo de Paz, se desarman y se dedican a hacer política, pero ciudadanos del establecimiento más ortodoxo los atacan con violencia calculada. ¿Qué opina?

Uno de los elementos centrales del Acuerdo de Paz es la seguridad de que el partido político de la FARC podrá defender sus ideas en democracia. Desafortunadamente, el clima de polarización política, propiciado por algunos sectores de extrema derecha, está contribuyendo a que grupos de ciudadanos confundan la protesta, que tiene amparo constitucional, con la agresión física, inaceptable y reprochable desde el punto de vista jurídico en un Estado de derecho.

¿Cuáles delitos podrían cometerse con un activismo agresivo y violento?

Por ponerle un ejemplo, un intento de agresión física constituye una tentativa de lesiones personales, pero esa calificación deben realizarla las autoridades judiciales.

En rueda de prensa que dieron hace dos días, los directivos de Fuerza Alternativa (partido de la FARC), anunciaron que suspenderán transitoriamente sus actividades en lugares públicos. ¿Qué consecuencias traerá que el partido que nació del Acuerdo de Paz se vea obligado a guardarse en cuatro paredes por la violencia de sectores “civilizados”?

Una vez terminó la rueda de prensa de Fuerza Alternativa, di unas declaraciones para reiterar que el Gobierno ha brindado y seguirá brindando todas las garantías para que los candidatos de ese partido puedan hacer su campaña pública de aquí hacia delante. Ese mismo día me reuní con Iván Márquez para expresárselo personalmente.

Pero, ¿cómo van a garantizar ustedes que no haya agresiones en sitios públicos?

Hasta el momento, y gracias a la actuación profesional de la Policía, ningún candidato de las Farc ha sido lesionado, no obstante los intentos de agresión que se han vivido. Estamos invitando a todos los candidatos presidenciales y a todos los directivos de las fuerzas políticas a rechazar y condenar públicamente esas conductas. Creemos que un rechazo unánime aplacará los ánimos belicosos.

¿Cómo recibieron su invitación?

He visto en redes sociales expresiones de condena a los actos violentos de dirigentes políticos de Alianza Verde y del Polo Democrático. El senador Uribe se manifestó mediante un lacónico trino (ver parte superior de la pág.) Y espero que otros partidos y directivos se declaren en contra de cualquier actitud que no sea pacífica.

Usted se refirió a “sectores políticos de extrema derecha”. ¿Con respecto a cuál responsabilidad precisa?

Digo que sectores políticos de extrema derecha han promovido un clima de polarización que, a su vez, contribuye a que algunos ciudadanos inciten a otros a incurrir en acciones agresivas para impedir que unos candidatos adelanten su campaña libremente.

Supongo que se refiere, aunque no los menciona, a candidatos uribistas al Congreso y a uribistas rasos que fueron identificados por varias personas y medios como los incitadores de las agresiones a los candidatos de Fuerza Alternativa.

En el portal web de Semana aparece la foto de un candidato a la Cámara del Centro Democrático por el Valle del Cauca que, megáfono en mano, parecía invitar a que se impidiera que el aspirante presidencial de la FARC hiciera su campaña en un sitio público. Otras publicaciones han identificado a más seguidores de ese partido actuando de la misma manera en otros lugares. Reitero que serán las autoridades competentes las que establezcan si esas actuaciones se ajustan a una protesta permitida o si se trata de una incitación ilegal a la agresión.

Iván Duque, el candidato del Centro Democrático a la Presidencia, sí habló del tema, pero sin aludir ni menos condenar la agresividad de las pequeñas turbas que atacaron con huevos, piedras y groserías al candidato de la FARC. ¿Cree que Duque debería abordar el tema directamente?

Creo que todas las fuerzas políticas, sin excepción, deberían hacerlo y con mayor razón si se trata de candidatos a la Presidencia.

Callar o evadir el rechazo a las manifestaciones agresivas por parte de unos dirigentes, ¿podría interpretarse como una autorización implícita de ellos a sus seguidores para conformar grupos de choque?

Para que no haya lugar a que nadie piense eso, me parece que es un imperativo ético que todas las fuerzas políticas y todos los candidatos presidenciales condenen en público lo que ocurrió la semana pasada en el Eje Cafetero, en el Valle del Cauca y en el Caquetá.

¿Qué nivel de riesgo real están corriendo los candidatos a la Presidencia y al Congreso por la nueva Fuerza Alternativa?

Por ahora han corrido el riesgo de ser lesionados. Sin embargo, si esa actitud continúa y no es rechazada por todos los dirigentes políticos del país, cualquier grupo se va a sentir autorizado para agredirlos con mayores consecuencias. Hay que destacar y valorar el compromiso institucional de la Policía Nacional en la protección de los aspirantes de la FARC. Desde el Gobierno trabajamos para que la Fuerza Alternativa y todos los demás partidos desarrollen sus campañas con plenas garantías y tranquilidad.

Con su perdón, me parece que ha faltado más fuerza al Gobierno en el rechazo oficial a estas actitudes…

A partir de los hechos de Armenia, los primeros que se presentaron, todos los días hemos hecho un llamado al respeto y a la no agresión. El 5 de febrero pasado, en la Comisión Nacional de Garantías Electorales y en presencia de voceros de todas las fuerzas políticas, el presidente hizo un llamado a la serenidad y una invitación a adelantar una campaña con absoluto respeto. Nadie dijo que estuviera en desacuerdo.

En Twitter se divulgó el audio de una conversación telefónica del comunicador de ultraderecha Herbin Hoyos en que incita a impedir el proselitismo político de Fuerza Alternativa. ¿Cómo califica ese tipo de activismo?

Como dije, una cosa es la protesta y otra la agresión. La protesta es un derecho. La agresión física y la promoción de ésta deben ser examinadas judicialmente en caso de que pasen el límite legal.

La candidata al Senado de Fuerza Alternativa Victoria Sandino dijo en una entrevista radial que activistas similares a Hoyos están pagando $30 mil por persona para que vayan a abuchear a la FARC. ¿Tienen ustedes alguna evidencia de que esa afirmación sea cierta?

No. El abucheo tampoco es un delito ni una contravención electoral. Ahora bien, más allá de si estamos o no ante la presunta comisión de un delito, el saboteo al ejercicio del derecho que tiene todo candidato de presentar sus ideas y propuestas políticas no es una actitud propia de un demócrata.

¿Qué diferencia lo que han hecho los uribistas contra “Timochenko”, “Márquez” y otros candidatos de la Fuerza Alternativa con los gritos e insultos de ciertos círculos de la otra orilla ante la presencia del senador Uribe?

El senador Uribe también tiene el derecho a expresar sus ideas, sus propuestas y quienes lo sabotean y abuchean tampoco actúan como demócratas. El Gobierno rechaza y condena el intento de silenciar a cualquier candidato o dirigente político del grupo que sea.

¿Es cierto que el candidato al Senado del uribismo Miguel Matus, de Arauca, fue amenazado por el Eln?

Sí. Existe información de inteligencia seria que advierte sobre un posible atentado del Eln contra Miguel Matus. Por eso procedimos a mejorarle su esquema de protección.

Lastimosamente los ataques en la vida real suceden también en el mundo digital. Por ejemplo, el senador del Centro Democrático Fernando Araújo publicó en su cuenta de Twitter una supuesta valla de campaña de Iván Cepeda con evidente intención de perjudicarlo ante los electores. Uribe difundió esa misma valla-montaje y otra que le hacía daño al senador Robledo. ¿Esas actitudes son sancionables?

La ley permite al Consejo Nacional Electoral sancionar la publicidad engañosa, pero no existen antecedentes de castigo por la publicidad que circule en redes sociales. Sería de gran utilidad que en el interior del Consejo se diera un debate de fondo sobre estos asuntos porque, claramente, las redes sociales son una plataforma masiva de exhibición.

¿Quiere decir que los ataques sin fundamento en el mundo virtual no tienen ningún tipo de castigo?

No existe una legislación específica para controlarlos. La única posibilidad existente hoy es la que aplica a los tipos penales de injuria y calumnia, siempre y cuando se cumplan los presupuestos que el Código Penal establece.

No demoran en aparecer las difamaciones y calumnias contra los enemigos electorales en portales supuestamente periodísticos, pero de autoría y origen espurio, ¿Tampoco hay capacidad investigativa oficial para descubrir a los autores e impedir la divulgación de fakenews?

No hay una legislación para sancionarlos en Colombia, salvo, como dije, los tipos penales de injuria y calumnia en aquellos casos en que éstos quepan y sea posible identificar el autor. No obstante, todos los ciudadanos deben rechazar esos fenómenos haciendo hincapié en el derecho que tenemos de obtener información seria y veraz.

Ahora, en cuanto a los asesinatos de líderes sociales, ¿son manifestaciones que corresponden a condiciones particulares de cada región o se enmarcan en una especie de ola nacional que parece crecer en cuanto más se acercan las elecciones?

Conforme lo ha revelado la Fiscalía, se trata de dinámicas particulares que difieren entre una región y otra, y que tienen que ver, en unos casos, con la restitución de tierras; en otros, con las disputas territoriales del crimen organizado por el control del narcotráfico y la minería ilegal; y en otras más, con la presencia del Eln.

¿Por qué la administración Santos no ha logrado frenar a los asesinos y, por el contrario, parecen circular libres y en total impunidad?

No es así. Según la información que nos ha entregado la Fiscalía, se han esclarecido la mitad de los crímenes contra líderes sociales ocurridos en los dos últimos años. Además, el presidente Santos puso en marcha el Plan Horus que, entre otras labores, tiene la de identificar veredas en que se pueda afectar, potencialmente, el orden público y hacer presencia con Fuerzas Armadas y Policía en esos microterritorios que contarán con oficiales responsables de la protección de la población.

De acuerdo con esos informes de la Fiscalía, ¿hay algún asesinato de líder social que tenga que ver con disputas locales por diferencias entre grupos con candidatos al Congreso?

No. No tenemos hasta el momento ningún indicio de que líderes sociales hayan sido asesinados por asuntos atinentes al debate electoral. En cambio, sí hay abundante evidencia de que esos crímenes tienen conexión con los tres fenómenos que le mencioné: restitución de tierras, disputas territoriales entre organizaciones criminales por el control del narcotráfico y la presencia del ELN.

Entonces cuando se afirma que 44 miembros de las antiguas Farc fueron asesinados esta fecha, ¿esa cifra se refiere a militantes rasos?

Sí, se trata de excombatientes de la guerrilla, no de candidatos a corporaciones.

En concreto, ¿cómo y en qué áreas se han beneficiado los municipios antes bajo dominio de la Farc? O, en otras palabras, ¿en qué se nota que el Estado llegó?

La presencia del Estado en esos territorios se nota en que cuentan con un mayor número de efectivos de la fuerza pública y con un número significativo de funcionarios de las diferentes agencias del Gobierno, entre otras, la de Renovación del Territorio, la Nacional de Reincorporación, la Nacional de Tierras y la Agencia Nacional de Desarrollo Rural, además del Instituto de Bienestar Familiar y el Departamento de la Prosperidad Social.

¿Es cierto que el Gobierno va a expedir próximamente un decreto relacionado con el orden público?

Sí. En los próximos días se expedirá un decreto sobre política estatal de protección de comunidades, líderes sociales y defensores de derechos humanos. Esta semana se dará a conocer en la página web del Ministerio del Interior, el borrador del decreto para oír opiniones de los ciudadanos y de las organizaciones sociales. Aspiramos a que antes de que termine febrero, el decreto sea expedido.

¿Qué se definirá ahí?

Se establecerán protocolos y responsabilidades institucionales para prevenir atentados contra líderes sociales, así como para poner en marcha planes de protección de comunidades definidas. Se tratará de superar la idea de que la única manera de garantizar la vida de una persona que está siendo amenazada es la de tener un esquema individual de seguridad. Y, en cambio, se activarán mecanismos compactos de protección a comunidades específicas.

Timochenko argumentaría discriminación por su ideología política

Entrevistado en varios medios por los ataques que sufrió cuando intentaba iniciar su campaña a la Presidencia la semana pasada, el candidato de la Fuerza Alternativa del Común, Rodrigo Londoño, antes conocido como ‘Timochenko’, hizo mención, varias veces, a la  Ley 1482 de 2011 (que modificó el Código Penal) en que se establecen penas para los actos de discriminación por razones de raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual, discapacidad y otros. Londoño debe tener asesores jurídicos porque recordaba, exactamente, el  artículo 134B que dice: “El que promueva o instigue actos, conductas o comportamientos  orientados a causarle daño físico o moral a una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo, por razón de su raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual, incurrirá en prisión de doce a treinta y seis meses y multa de diez a quince salarios mínimos legales mensuales vigentes, salvo que la conducta constituya delito sancionable con penas mayores…”. Según la cita legal, el partido político que nació de las Farc podría entablar una denuncia penal  contra quienes lo discriminaron -de hecho, anunció que lo  haría–.

Grupos de choque, ¿del Centro Democrático?

En redes sociales se publicaron evidencias de la participación de unos candidatos del Centro Democrático al Congreso y de otros uribistas, en la conformación de los grupos de choque que se concentraron en las ciudades a donde iba a llegar el candidato de la Fuerza Alternativa para iniciar su campaña electoral. Se presentaron videos, audios y trinos con protagonistas perfectamente identificados. El expresidente Uribe se pronunció en un trino al final de la semana en que justifica la posición de su partido y al final concluye, con una escueta frase genérica, según la cual “rechazamos incidentes violentos de los cuales también hemos sido víctimas”.

Su candidato Iván Duque, con quien se encontraba en Miami, también eludió el tema central de las agresiones publicadas en todos los noticieros de televisión. Duque no se refirió a los ataques sino que los ignoró y señaló que “lo que ha visto el país en los últimos días es la sanción social a ese fenómeno de impunidad” y, de manera ambigua, añadió que “si para las Farc ese tipo de expresiones (que llamó “pacíficas”) es no tener garantías, están equivocadas”. Por su parte, al comunicador Herbin Hoyos, de la extrema derecha, se le escucha decir, en una grabación, que hay que mandar “grupos de apoyo”  a todas partes para obligar a que las Farc suspendan sus manifestaciones, como en efecto, sucedió.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR

Comments are closed.