Asesinato de líderes sociales, no se detiene “ni en tiempos de coronavirus”

Eduardo Santos Montejo, el “presidente periodista”
03/25/2020
Suspendidas encuentas Sisben IV en el “Municipio Industrial”
03/25/2020

Asesinato de líderes sociales, no se detiene “ni en tiempos de coronavirus”

Colombia termina una semana inédita en su historia en medio de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus (COVID-19), pero también con las persistentes denuncias de violencia en los departamentos de Chocó, Putumayo, Antioquia y Norte de Santander.

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció el pasado viernes un desplazamiento masivo en la zona rural del municipio de Alto Baudó en el departamento del Chocó, al oriente del país.

Naciones Unidas denunció que 1.400 personas han sufrido desplazamientos desde el pasado mes de diciembre y que más de 4.000 se encuentran confinadas ante el temor a quedar en medio de un enfrentamiento en el Alto Baudó. La zona es epicentro de disputas entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el grupo criminal Clan del Golfo.

La oficina de la ONU denunció, además, dos presuntos asesinatos sin dar detalles sobre la fecha en que habrían sucedido.

“Rechazamos incremento de violencia en Alto Baudó, Chocó, por actores armados ilegales expresada, entre otros, en masacres con sevicia, como: dos personas degolladas, una mujer en embarazo, y otra persona decapitada frente a la comunidad”, indicó Naciones Unidas.

A las informaciones sobre la situación en Chocó, la oficina sumó una denuncia sobre un desplazamiento de 25 personas del corregimiento de las Mercedes del departamento de Norte Santander por enfrentamientos entre el EPL y el ELN.

La ONU también denunció que una mina antipersonal le causó heridas a un menor de edad en la población de Playa de Belén en el departamento de Norte de Santander.

“Condenamos siembra de minas antipersonas. Ayer, por causa de estos artefactos prohibidos, resultó herido un joven de 16 años en Playa de Belén, Norte de Santander. Recordamos a grupos armados ilegales obligación de respeto al DIH y a la vida e integridad de población civil”, indicó la oficina de la ONU.

Otras situaciones violentas que se vivieron en Colombia fueron los asesinatos de los líderes sociales Marco Rivadeneira en Putumayo y de Ángel Ovidio Quintero González en Antioquia.

“Este año el terror aumentó en Putumayo. Estructuras que se disputan el control del territorio están en guerra y el gobierno persigue a campesinos acogidos al programa de sustitución. Hay cambiar el enfoque, hay que implementar Acuerdo de Paz”, indicó el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) sobre la situación particular en Putumayo.

Colombia finaliza esta semana de explosión de casos de coronavirus en el país, llegando a 231 confirmados, dos muertos relacionados y una próxima cuarentena nacional, pero a su vez en medio de la violencia rural a la que el virus no da respiro.

Fuente: KIEN Y KE

Comments are closed.